Cáncer de próstata: Las herramientas utilizadas para una detección precoz

El objetivo de la detección precoz del cáncer de próstata es encontrar la enfermedad en sus etapas iniciales cuando la mayoría de los tratamientos son más efectivos. Se realizará pues:

 

 

  • Determinación del Antígeno Prostático Específico (PSA): Esta prueba se realiza mediante la obtención de una muestra de sangre. El PSA es una proteína que normalmente se encuentra en la sangre en niveles muy bajos. La elevación de ésta puede ser un indicador de cáncer de próstata.

  • Tacto Rectal (TR): El TR consiste en la palpación de la próstata mediante la introducción del dedo a través del periné. Las características que su médico obtenga de su próstata al tacto son datos importantes para descartar la presencia de cáncer de próstata. Esta es una prueba segura y simple.

 

  • El método más exacto para la sospecha del cáncer de próstata es mediante la realización de ambas pruebas, tanto el PSA como el TR. Mientras el PSA detecta la mayoría de los tumores agresivos, hay tumores que no elevan el antígeno, y su detección recae en el tacto rectal. Por lo tanto, el uso de las dos pruebas es lo que nos brindará mayor información.

1/3

¿Quién se encuentra en riesgo de tener cáncer de próstata?

“My crown is called content,
a crown that seldom kings enjoy”

William Shakespare

La Asociación Americana de Urología establece que deberá realizarse pruebas periódicas para descartar cáncer de próstata en todo paciente varón que tenga una expectativa de vida mayor a 10 años y que sea:

 

 

  • mayor de 50 años de edad

  • mayor de 40 años de edad y algún antecedente familiar de cáncer de próstata

 

El estudiarse en busca de cáncer de próstata es una decisión que deberá ser tomada tanto por usted como por su médico. Debe estar enterado tanto de las ventajas como de las desventajas de la detección precoz y el tratamiento.

 

A continuación se menciona información adicional de la que debe estar al tanto:

Personas con una expectativa de vida menor a 10 años tienen poco beneficio en la realización de una detección precoz y tratamiento oportunos.

El tratamiento del cáncer de próstata conlleva un cierto riesgo de impotencia (imposibilidad para lograr una erección) y de incontinencia (no poder controlar el flujo de orina).

¿Cómo realizará mi médico el diagnóstico de cáncer de próstata?

Aunque la elevación del antígeno prostático o un tacto rectal anormal pueden sugerir la presencia de cáncer de próstata, la única forma para confirmar el diagnóstico es mediante la realización de una biopsia prostática.

 

Una biopsia es un procedimiento en el que se obtiene un pequeño fragmento de tejido para su análisis por un patólogo.

La toma de biopsias es un procedimiento mínimamente invasivo (UCSI). El procedimiento consiste en obtener una pequeña cantidad de tejido de la próstata mediante la introducción de una aguja especial a través del recto. Un transductor de ultrasonido y la resonancia magnética (FOCALYX) se utilizan para guiar la aguja. Por lo general, éste procedimiento se realiza de forma ambulatoria y únicamente con anestesia local.

¿Qué debo esperar después de la biopsia?

Después de la biopsia, puede haber ciertos efectos como infecciones o sangrado por el recto o la orina. Las complicaciones serias son raras. La sangre con las deposiciones y en la orina generalmente desaparecen después de algunos días, mientras que la sangre en el semen llega a tardar en desaparecer algunas semanas. En el momento en que le indiquemos la realización de la biopsia, se le dará la información pertinente en cuanto a los antibióticos y los cuidados para éste procedimiento.

 

Es importante que se nos informe si usted toma aspirina o algún otro medicamento que evite la coagulación. Nosotros, en conjunto con el médico que le haya recetado dicho medicamento, decidiremos si es conveniente suspenderlo antes de la biopsia. No suspenda ningún medicamento si no es por indicación nuestra. También es importante mencionar si tiene alguna prótesis en cualquier parte del cuerpo (válvula cardiaca, prótesis de cadera, etc.), ya que es posible que requiera de un manejo antibiótico especial.

 

¿Cómo realizará mi médico el diagnóstico de cáncer de próstata?

En la actualidad existen varias opciones terapéuticas para el manejo del cáncer de próstata, incluyendo manejo “expectante” o Vigilancia Activa, Terapia Focal, cirugía, radioterapia y hormonoterapia. En algunos casos, puede llegarse a necesitar más de una forma de tratamiento. El objetivo decidir el mejor método que se ajuste a su caso y sus necesidades.

 

 

 

  • Vigilancia Activa: Puede ser una opción en pacientes con tumores de lento crecimiento que se diagnostican en etapas muy tempranos. Básicamente se decide no iniciar tratamiento alguno, realizando un seguimiento muy estrecho que determinen el grado de crecimiento tumoral. Los estudios nos dirán si se requiere tratamiento y el momento de iniciar un tratamiento activo.

  • Terapia Focal: Aquellos tumores localizados de bajo riesgo, se pueden beneficiar de un tratamiento dirigido a la zona dónde se localiza el tumor en la glándula prostática. Las ventajas incluyen una menor tasa de efectos secundarios, y con ello un menor impacto sobre la calidad de vida. En contra sentido, dicho tratamiento puede precisar a lo largo del seguimiento de una nueva intervención con terapia focal o en su defecto radical.

  • Cirugía: Se le llama Prostatectomía Radical al procedimiento quirúrgico que tiene como objetivo eliminar la totalidad de la glándula prostática y el tejido circundante.

    Se realiza bajo anestesia general y se recomienda si el tumor se encuentra localizado en la próstata, es decir, cuando se encuentra en etapas tempranas. Una vez retirada la próstata es analizada por un patólogo. Si el tumor realmente se encontraba localizado a la próstata y éste fue retirado en su totalidad, el riesgo de muerte por cáncer de próstata es muy bajo.

    La desventaja de la cirugía es el riesgo de complicaciones como impotencia e incontinencia. Para disminuir el número de complicaciones, en casos seleccionados se puede realizar la preservación de bandeletas neurovasculares.

    Los accesos quirúrgicos en el caso de la Prostatectomía radical son múltiples. En CUMQ disponemos de un equipo de profesionales con amplia experiencia en todas sus variantes, que incluyen: Cirugía Abierta, Cirugía Laparoscópica y Cirugía asistida por Robot (da Vinci).

  • Radioterapia: La radioterapia tiene el objetivo de destruir las células enfocadas por el radioterapeuta. Se puede utilizar ya sea en lugar de la cirugía, o bien después de ésta, para destruir las células que pudieran haber quedado. Formas de radioterapia:

    • Radioterapia Externa: Trata a la próstata con un haz de radiación cuidadosamente enfocado a la próstata. En términos generales es bien tolerado por los pacientes, y sus efectos secundarios varían e incluyen inflamación del recto y la vejiga así como impotencia. En la mayoría de los casos los efectos secundarios son leves a moderados. No se requiere de hospitalización y usted recibe el tratamiento una vez al día, 5 días a la semana, por 6 a 8 semanas.

    • Braquiterapia: Es la colocación de “semillas” radioactivas en el interior de la próstata. Este procedimiento se realiza con anestesia general aunque puede realizarse de forma ambulatoria.

       

       

       

       

       

       

       

       

       

1/3
"Creativity is piercing the mundane to find the marvelous"

Bill Moyers